Arquitectos: Alejandro Cavanzo - Fernando de la Carrera Arquitectos Colaboradores: Mauricio Berrio - Manuela Soto Año: 2017 - Sept 2018 Diseño Estructural: Ing. Ricardo Romero Fotografías: Mateo Pérez Diseño Hidráulico: Ingehidrar Arq. Luis Fernandez DISEÑO ELÉCTRICO EMC – Arq. Enrique Mejía Construcción: De la Carrera Cavanzo

Casa La Acuarela

La casa se inserta en el paisaje adaptándose a las condiciones circundantes, permitiendo el gozo tanto del bosque nativo cercano en el costado sur, de la vista cercana de los cerros al oriente, como del imponente paisaje lejano del valle de Subachoque que incluye la cabecera municipal que adorna el paisaje con la cúpula de su iglesia. A lo lejos se vislumbra en la fachada de los cerros al occidente el icónico cerro del Tablazo que enmarca el descenso hacia el valle del Magdalena entre las cordilleras occidental y central de la imponente geografía andina.

Se accede desde la parte superior del predio aprovechando la condición topográfica para liberar completamente la visual al occidente y para evitar el acceso contra pendiente.

La casa esta concebida en torno a un invernadero en el espacio central que irradia calor al resto de la construcción en el frío clima de una de las laderas del valle de Subachoque cerca de los 2.900 msnm.

A los costados dos volúmenes pétreos mas resguardados, abrigan los usos más íntimos de la vivienda; en estos se desarrollan las habitaciones, al norte, y al sur la zona social y cocina. Las dos alas se pueden aislar a voluntad del espacio central cuando el clima así exija y por las noches cuando la temperatura desciende. El espacio del invernadero es un complemento a la zona social y goza de la
doble condición de estar adentro/afuera de la vivienda. El invernadero también se abre al exterior por un ingenioso sistema de mamparas con lo que se consigue vincular con la terraza y proyectar una mayor superficie cubierta.

La construcción está realizada en materiales robustos, como la piedra de labor de la región, material con importante inercia térmica, además está desprovista de aleros para el aprovechamiento de la radiación solar. La cubierta está realizada también con piedra pizarra de las inmediaciones y los pisos en arcilla rústica de chircales cercanos. 

Para la obra se privilegió el uso de prácticas locales: El desarrollo de una estructura aporticada en concreto, el manejo de la piedra de labor para los muros de fachada y la cubierta en piedra pizarra de las inmediaciones; para los pisos se usaron pisos en tablón de gres y adoquines de arcilla. La obra de metal también se desarrolló con artesanos locales.

Los anteriores métodos constructivos se escogieron con el objetivo de propiciar el desarrollo económico local y el fortalecimiento y puesta en valor de los sistemas tradicionales agregando a estos valor a través de un diseño evocador del pasado pero contemporáneo en consecuencia con el carácter de la obra.

Acuarela House

La casa se inserta en el paisaje adaptándose a las condiciones circundantes, permitiendo el gozo tanto del bosque nativo cercano en el costado sur, de la vista cercana de los cerros al oriente, como del imponente paisaje lejano del valle de Subachoque que incluye la cabecera municipal que adorna el paisaje con la cúpula de su iglesia. A lo lejos se vislumbra en la fachada de los cerros al occidente el icónico cerro del Tablazo que enmarca el descenso hacia el valle del Magdalena entre las cordilleras occidental y central de la imponente geografía andina.

Se accede desde la parte superior del predio aprovechando la condición topográfica para liberar completamente la visual al occidente y para evitar el acceso contra pendiente.

La casa esta concebida en torno a un invernadero en el espacio central que irradia calor al resto de la construcción en el frío clima de una de las laderas del valle de Subachoque cerca de los 2.900 msnm.

A los costados dos volúmenes pétreos mas resguardados, abrigan los usos más íntimos de la vivienda; en estos se desarrollan las habitaciones, al norte, y al sur la zona social y cocina. Las dos alas se pueden aislar a voluntad del espacio central cuando el clima así exija y por las noches cuando la temperatura desciende. El espacio del invernadero es un complemento a la zona social y goza de la
doble condición de estar adentro/afuera de la vivienda. El invernadero también se abre al exterior por un ingenioso sistema de mamparas con lo que se consigue vincular con la terraza y proyectar una mayor superficie cubierta.

La construcción está realizada en materiales robustos, como la piedra de labor de la región, material con importante inercia térmica, además está desprovista de aleros para el aprovechamiento de la radiación solar. La cubierta está realizada también con piedra pizarra de las inmediaciones y los pisos en arcilla rústica de chircales cercanos. 

Para la obra se privilegió el uso de prácticas locales: El desarrollo de una estructura aporticada en concreto, el manejo de la piedra de labor para los muros de fachada y la cubierta en piedra pizarra de las inmediaciones; para los pisos se usaron pisos en tablón de gres y adoquines de arcilla. La obra de metal también se desarrolló con artesanos locales.

Los anteriores métodos constructivos se escogieron con el objetivo de propiciar el desarrollo económico local y el fortalecimiento y puesta en valor de los sistemas tradicionales agregando a estos valor a través de un diseño evocador del pasado pero contemporáneo en consecuencia con el carácter de la obra.